¿Cómo está tu salud mental? Un año después de la pandemia

Hoy hace un año, la Organización Mundial de la Salud declaró al COVID-19 una pandemia mundial. Hoy, todos seguimos luchando contra esta enfermedad.

Hace exactamente un año, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró al coronavirus una pandemia mundial. En los meses siguientes, millones de personas en todo el mundo contrajeron la enfermedad y más de 2,5 millones de personas murieron a causa del virus; más de 500.000 de esas muertes ocurrieron solo en los Estados Unidos.

Al mismo tiempo, las medidas para tratar de frenar la propagación del virus transformaron el mundo: los cierres y las cuarentenas se convirtieron en una rutina, los edificios de oficinas quedaron vacíos y los principales eventos fueron cancelados o suspendidos. Millones de personas perdieron a seres queridos.

No es de extrañar que estos importantes cambios hayan tenido un impacto grave en la salud mental colectiva.

En un estudio publicado en Estados Unidos que intentaba medir el deterioro mental que ha sufrido la población durante el último año, se reveló una “crisis de salud secundaria” y encontró que además de las dificultades para manejar los factores estresantes y lidiar con el dolor y el trauma, las personas informaban que su salud física también estaba empeorando. Muchos encuestados dijeron que habían experimentado un cambio de peso no deseado, bebían más alcohol para lidiar con el estrés y no dormían lo suficiente.

Según el citado estudio, los adultos jóvenes tenían más probabilidades de experimentar cambios en su salud mental debido a la pandemia: el 46% de la Generación Z, adultos entre las edades de 18 y 23, dijeron que su salud mental había empeorado, y el 65% de los encuestados de ese grupo de edad dijeron que se habían sentido “muy solos” en medio de la pandemia. Alrededor del 62% de los adultos millennials, el siguiente grupo de edad en edad avanzada, dijeron que sentían lo mismo, aunque solo el 31% de los millennials dijeron que sentían que su salud mental había empeorado.

Para muchos adultos más jóvenes, esta es probablemente la primera, si no la mayor, adversidad que han enfrentado. Cuando piensas, desde el punto de vista del desarrollo, lo que debería estar sucediendo cuando se es más joven, es el desarrollo de la autonomía y tu propio sentido de identidad lejos de tu familia, y no todo el mundo puede hacer eso en este momento. Además de la pérdida de eventos y postergar el comienzo de la universidad, y la (potencial) pérdida real de seres queridos, es una combinación de todos estos factores lo que lo hace realmente doloroso para la Generación Z en este momento.

¿Cómo está tu salud mental? Un año después de la pandemia

¿Cómo puede controlar su salud mental en este momento?

A medida que las publicaciones de las redes sociales nos recuerdan cómo era la vida antes de la pandemia y las personas hablan de todo lo que han visto cambiar este año, los expertos recomiendan limitar el visionado de todas estas publicaciones y establecer límites adecuados para las redes sociales.

Uno de los factores más importantes aquí es encontrar formas de procesar todo lo que el año pasado nos ha hecho. Ha marcado el comienzo de mucha desesperanza y confusión, y para muchas personas, si no para casi todas, hubo esta sensación de que se había estancado, y nos sentíamos en standby.

A medida que más personas accedan a las vacunas, ¿mejorará nuestra salud mental?

Si bien el estudio, al que hacemos referencia en este artículo midió las respuestas al estrés de las personas durante el año pasado, los expertos entrevistados dijeron que la progresión de la vacunación también podría afectar la salud mental de las personas para bien.

A medida que se progresa en la vacunación, se está dando a las personas un “sentido de esperanza” y la oportunidad, con cuidado y cautela, de sentirse un paso más cerca de la libertad, pero esas emociones pueden ser “abrumadoras” después de un año. de estar en pausa.

Puede ser útil es mirar a tu alrededor y ver qué fue lo que cambió en relación a lo que sientes . Encontrar pequeños momentos de conexión con cosas que perdió anteriormente o tuvo que eliminar de su vida puede ser útil … Definitivamente hay mucha esperanza con las vacunas.

Necesitamos reconocer nuestro estrés, porque si no lo reconocemos, no podemos abordarlo,t. “Reconocer que ‘esto es realmente estresante, ha sido realmente estresante, va a seguir siendo estresante por un tiempo’ te permite identificar algunas soluciones”.

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar