Cómo viajar con un gato en avión y en automóvil

¿Quieres saber cómo viajar con un gato? Telemedical te explica cómo viajar con nuestras mascotas felinas y vivir para contarlo.

Si bien muchos pueden creer que los gatos son normalmente malos compañeros de viaje, se puede hacer si sigues nuestros consejos. La clave para que nuestro viaje con gatos tenga éxito es comenzar cuando tu gato es joven para que se acostumbre a viajar. Si se les educa viajando desde una edad temprana, pueden aprender a amar la experiencia.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que no todos los gatos les va a gustar viajar, especialmente en los trayectos largos. Así que muchas veces, la solución más sensata, en muchos casos, es dejar a nuestro gato con alguien que lo cuide. La mayoría de los gatos no son buenos compañeros de vacaciones. Hay que tener en cuenta que, por muy bien que se comporten, los gatos prefieren quedarse en casa.

Pero, ¿qué sucede si su gato ya no es un gatito y necesitas hacer un viaje por carretera para visitar la consulta del veterinario, entre otras cosas. O tal vez quieras viajar con tu gato por primera vez, porque no tienes con quien dejarlo. Antes de embarcarse en cualquier viaje con un gato, es una buena idea consultar con un veterinario y discutir si el gato está preparado física y mentalmente para la excursión planeada.

Una vez que esté seguro de que su gato está listo para la aventura, siga estos consejos para que viajar con un gato sea lo menos estresante posible.

Cómo viajar con un gato en coche

Aunque su amigo felino no esté de acuerdo, cómo no nos lo puede decir en voz alta, vamos a meterlo en nuestro auto de igual forma. Viajar en automóvil suele ser la mejor opción para un gato. Los expertos generalmente están de acuerdo en que lo más importante cuando se viaja con un gato en un automóvil es que se mantengan en un transportador de mascotas adecuado y lo primero que se debe tener en cuenta es cómo mantendrá quieta a su mascota.

Esto se debe a que las mascotas pueden distraer mucho a los conductores, y muchos gatos tienen una afinidad particular por meterse debajo de los pies del conductor. Pero según una encuesta, aunque el 83 por ciento de los conductores comprende el peligro potencial de la distracción de una mascota en un automóvil, solo el 16 por ciento mantiene sujetas a sus mascotas.

Los veterinarios generalmente recomiendan transportadores para mascotas lo suficientemente grandes como para permitir que el gato se estire y cambie de posición.

También es mejor mantener el transportador de mascotas en el asiento trasero del automóvil. Si se dispara un airbag mientras su mascota está en el asiento del copiloto, su gato podría pasarlo mal.

Cómo viajar con un gato en avión y en automóvil

Debido a que los gatos a menudo no toleran los cambios tan bien como otras mascotas, los expertos recomiendan que el gato se aclimate a su transportador, y para ello puede incluir golosinas, hierba, mantas y juguetes cómodos. Los dueños de mascotas también pueden llevar a su gato en viajes cortos para que se acostumbre a viajar.

También es importante planificar paradas para permitir que los gatos estiren las piernas y puedan hacer sus necesidades, y asegúrese de que todas las puertas y ventanas estén cerradas

Viajar con gatos en un avión

Cada vez es más frecuente ver a un gato viajando en un avione, aunque muchos expertos recomiendan viajar en avión solo después de que se hayan eliminado otras opciones.

Los gatos también pueden volar como mascotas por una tarifa en la cabina o como carga en la mayoría de las principales aerolíneas. Cada aerolínea establece sus propios criterios para las mascotas en cuanto al tamaño. Por lo general, deben caber dentro de un transportador de mascotas guardado debajo de un asiento y deben permanecer allí

Muchos expertos recomiendan no viajar con una mascota como carga, especialmente gatos. Dicen que las jaulas de las mascotas a menudo se manipulan bruscamente, los ruidos son fuertes y las temperaturas pueden fluctuar mucho durante el transporte.

Los viajes aéreos pueden ser particularmente peligrosos para los animales braquicéfalos o aquellos con caras «apretadas», como los gatos persas, del Himalaya y exóticos de pelo corto. Debido a sus fosas nasales cortas, son particularmente susceptibles a los cambios de temperatura y al golpe de calor, así como a otros peligros ambientales. Debido a estos riesgos, algunas aerolíneas, limitan las razas de gatos que permiten como carga.

Aunque las aerolíneas no pueden limitar la cantidad de animales de servicio o de apoyo en un vuelo, a menudo limitan la cantidad de mascotas permitidas. Si planea pagar para llevar a su gato como mascota, reserve con mucha antelación y preséntese con bastante tiempo en el aeropuerto.

No importa cómo planee llevar a su gato en un avión, asegúrese de identificar claramente a su gato y ponga etiquetas en el transportín para tenerlo localizado en caso de percance o por si su gato se escapa.

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar