Síntomas de un suelo pélvico débil y tratamiento

Un suelo pélvico débil puede afectarte en muchos aspectos de la vida, independientemente de si eres hombre o mujer, por eso, Telemedical quiere que prestes atención a este tema tan importante. Y la verdad es que es una de las partes más importantes de sujeción que tiene nuestro cuerpo. El suelo pélvico tiene una serie de funciones cruciales y se compone de un grupo delgado de músculos en forma de cuenco, sostenido por tejido conjuntivo y provisto de nervios importantes, que constituye la porción más inferior de la cavidad abdominal. Sostiene nuestros órganos pélvicos, incluida la vagina, útero, recto, vejiga y uretra … En definitiva, los músculos que forman nuestro suelo pélvico son más importantes y trabajan mucho más de lo que todos creemos.

De igual manera que cualquier otro músculo del cuerpo, los que forman el suelo pélvico pueden debilitarse o sobrecargarse. Se suele creer que los músculos débiles de la pelvis sólo aparecen en mujeres que han dado a luz, pero resulta que el suelo pélvico puede debilitarse también en cualquier persona que nunca haya tenido un embarazo.. Hay otras causas por las que nuestros músculos pélvicos pueden estar laxos, como cirugías, lesiones o estrés mayor.

Síntomas de un suelo pélvico débil y tratamiento

Los síntomas más comunes de los músculos débiles del suelo pélvico:

  • Incontinencia urinaria
  • Incontinencia de esfuerzo (pérdida de orina al toser, estornudar o hacer ejercicio)
  • Dolor pélvico
  • Sentimientos de vaciado incompleto de vejiga y / o intestino.
  • Dificultad para controlar el intestino.
  • Prolapso de órganos pélvicos (donde los órganos pélvicos se caen de nuestra pelvis)
  • Dolor durante el sexo y / o el orgasmo.
  • Dolor al orinar

Síntomas menos conocidos:

  • Dolor en la parte baja de la espalda o en la cadera, sin otra causa. Este síntoma es más común entre los atletas de élite
  • Dolor testicular
  • Dolor inguinal y pélvico
Síntomas de un suelo pélvico débil y tratamiento

Tratamiento

Hasta la fecha, el tratamiento que se ha llevado a cabo para solucionar los problemas de musculatura pélvica se ha centrado en el fortalecimiento de los mismos, pero en realidad es posible (y bastante común) que fortalecerlos demasiado pueda causar más problemas que beneficios. Es por eso que un plan de tratamiento personalizado es crucial si sospecha que su suelo pélvico está debilitado. Es mejor entrenar el suelo pélvico para que tenga la fuerza y ​​la coordinación adecuadas. Es tan importante saber cómo relajar el suelo pélvico como contraerlo. Cuando el suelo pélvico se contrae sin una coordinación adecuada, el músculo puede volverse tenso, o entrar en una respuesta de espasmo. De hecho, esto puede volverse bastante contraproducente porque cuando los músculos se vuelven hiperactivos, tampoco pueden contraerse, lo que puede provocar debilitamiento progresivo, con el tiempo.

Una de las mejores formas de fortalecer el suelo pélvico es realizar estiramientos diarios, no sólo por los beneficios físicos, sino también para ayudarlo a conectarse conscientemente con nuestro cuerpo y ser consciente de cómo se sienten los músculos cuando se relajan y contraen. El estiramiento ayuda a relajar y alargar los músculos y a aliviar el estrés y la tensión acumulados. Ejercicios basados en una rutina de pilates es a menudo una buena forma de ejercicio que mejorará tanto la fortaleza como la elasticidad de nuestro suelo pélvico. Aunque debemos de tener claro, que si algún movimiento es doloroso o no nos sienta bien, es importante consultar con un profesional médico que pueda ayudarnos.

Tratar un suelo pélvico débil no es tan simple como hacer cientos de ejercicios de Kegel, que es lo que hasta ahora se hacía y que consiste en contraer y relajar los músculos en cuestión. La mayoría de las personas ha llegado a equiparar la salud del suelo pélvico con estos ejercicios. Sin embargo, la mayoría de las personas los realizan incorrectamente y pueden ser más perjudiciales que beneficiosos, y nos puede provocar un aumento del dolor pélvico, disfunción sexual, incontinencia o incluso retención urinaria. Por eso es importante que un profesional médico lo evalúe para comprender cuáles son sus necesidades de suelo pélvico.

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar